A todos nos preocupa que nuestros hijos sufran un accidente, que un descuido ocasione daños a terceros o que necesitemos asistencia durante un viaje al extranjero.

De hecho, nuestra dinámica cotidiana nos expone a muchos riesgos. Algunos de ellos son evidentes. Pero otros, aunque poco significativos, pueden provocarnos molestias y gastos imprevistos.

Lamentablemente, no podemos eliminar estos riesgos; pero, sí sus consecuencias.

Protección